Descremar un precio consiste en una de las estrategias de la política de precios, donde se establece un coste alto que luego será bajado.

En esta estrategia, el precio del producto o servicio se asigna alto en el momento en el que se lanza el producto. Más tarde, cuando los consumidores se hayan familiarizado con el producto, este es disminuido. Puede ser confundida con la estrategia de penetración del precio.

¿Cómo funciona?

Se pretende que los primeros clientes paguen precios más elevados por un producto considerado como “necesario”. Más tarde el precio será bajado debido a la gran demanda del mismo y de esta manera se atraerán más clientes.

 Este método es importante para fijar el precio de un nuevo producto innovador. Siempre y cuando se tenga cuidado al establecer los precios iniciales muy altos y reducirlos con el tiempo. Puesto que las caídas rápidas de los precios pueden provocar una reacción negativa en los clientes y la reputación de la marca.

Además, es necesario entender lo que los clientes valoran con respecto a la oferta ofrecida. Esto ayudará a averiguar si es viable la implementación de esta estrategia.

¿Qué beneficios tiene descremar un precio?

Los primeros consumidores incitan a otros: Los primeros clientes son un claro beneficio de esta estrategia. Ya que guían y motivan al resto de personas, alentándolas a dar el paso para comprar el producto. Esta manera de promoción gratuita posibilita que los nuevos clientes quieran comprar el producto cuando el precio baje.

Mayor ROI: Que el precio del producto o servicio que ofrecemos sea más alto al principio, favorecerá a la empresa a la hora de recuperar los costos invertidos en el desarrollo del producto.

Segmentación: Reducir los precios es una forma de segmentar bastante efectiva, ya que permite obtener ganancias de diferentes tipos de clientes. Los clientes que apuestan por las novedades y tienen un alto/medio nivel de vida y los clientes con menos ingresos que esperan a la bajada de los precios, influenciados por el grupo anterior.

Mantener la imagen de marca: Descremar el precio ayuda a crear una percepción en aquella persona que desea comprar el producto. Pudiendo entender que es algo necesario para las personas que pagan el producto en su precio inicial. Por lo que percibe que es un producto de una alta calidad, contribuyendo a crear una imagen de marca considerada prestigiosa.

El descremado de precios puede ser realmente efectivo para el negocio y para recuperar los costes de desarrollo de una manera rápida. Siempre y cuando se tenga en cuenta si hay pocos competidores en el mercado y se comuniquen las reducciones de los precios de una manera acertada.