La teoría de Gestalt aplicada a el Marketing

La teoría de Gestalt se ha incorporado a estrategias en Marketing, del mismo modo que se ha llevado a cabo con otros estudios psicológicos. Muchas veces la psicología y el marketing están estrechamente relacionadas. Y es por eso que para la realización de estrategias y propuestas comerciales, se implementan conocimientos relacionados con la psicología.

¿Qué es la Teoría de Gestalt?

La teoría de Gestalt  nació en Alemania, a principios del siglo XX, que pretende analizar la forma en la que las personas vemos el mundo. Analizando la influencia de lo que hacen las personas sobre nuestro comportamiento, y cómo afecta esto a nuestra percepción de la realidad.

Esto significa que la teoría se centra en cómo se perciben los estímulos que nos rodean, moldeando nuestra percepción del mundo y la vida. Recogiendo estímulos recibidos de forma consciente e inconsciente por nosotros. Haciendo partícipes a los sentidos y al sistema nervioso de nuestra interpretación de la realidad. Por tanto, la teoría de Gestalt se puede resumir en: la percepción de la realidad no se limita a un elemento individual, como lo puede ser una forma, sino que es el resultado de un proceso experiencial y perceptivo.

Esta teoría se compone por unas leyes:

  • Ley de cierre: según esta ley, los individuos prefieren formas completas e ininterrumpidas. Y esto se debe a la tendencia de llenar y ocupar espacios separados entre elementos.
  • Ley de similitud: consiste en la percepción de elementos cuyas características son similares en forma, color o tamaño dentro de un grupo.
  • Ley de proximidad: defiende que los elementos que permanecen próximos entre sí, se perciben como una única entidad, separándolos así de otros más distantes.
  • Ley de figura/fondo: consiste en la tendencia a diferenciar elementos primarios (figuras) de secundarios (fondo). Siendo la figura lo primero que llama la atención al individuo, por eso el fondo se considera como elemento secundario.
  • Ley de multiestabilidad: trata de la percepción de dos imágenes alternas dentro de una misma, variando de forma alterna y discontinua.
  • Ley de destino común: trata de la separación de elementos a través de la percepción. De modo que aunque una figura se vea interrumpida por otra, se pueda simular su continuidad, a pesar de que esta no es vista.
  • Ley de continuidad: explica cómo nuestro sistema visual suele evitar cambios bruscos de dirección e interrupciones.
  • Ley de buena forma: las formas regulares, equilibradas, simples, simétricas y homogéneas se impondrán más fácilmente en nuestra percepción.
  • Ley de experiencia pasada: consiste en un principio organizador que explica que las personas tienden a recrear figuras, formas y objetos según sus conocimientos o experiencia.

¿Cómo se implementa?

Estos conocimientos compartidos en la teoría de Gestalt en marketing posibilitan diversas herramientas, a disposición de los profesionales, para crear imágenes o mensajes de una forma peculiar y distinta. Permitiendo una mayor concienciación de la marca y el reconocimiento de esta. Pudiendo experimentar así con formas visuales y de comunicación diversas en busca de algo innovador.

Por lo que, a la hora de realizar estrategias de marketing, contenido y/o diseño, se tienen en cuenta los factores comentados y se implementan. Consiguiendo influir en el público objetivo de forma tanto directa como indirecta, haciendo de la comunicación algo personal y persuasivo.

Además, incluir y desarrollar la teoría de Gestalt dentro de propuestas comerciales, ha permitido generar herramientas que facilitan el entendimiento hacia su público. Comprobando cómo las personas interpretan los estímulos que trabajan en dichas propuestas y estrategias. Generando además un contenido personal y sugerente, además de atractivo.