¿Qué es y Cómo hacer un buen making of?

El making of  es una muestra audiovisual del trabajo de producción de un proyecto, como una película, un programa o proyectos de distintas índoles. El making of también es conocido como behind the scenes (detrás de escenas).

Aunque ocasionalmente se puede denominar también como video EPK, es decir, un kit de prensa electrónico. Esto es debido a que el making of es utilizado como recurso para promocionar un producto, usualmente de naturaleza cinematográfica.

El making of muestra información, como un documental, de los distintos procesos, esfuerzos y el desarrollo detrás de un proyecto. El cual puede consistir en un evento, un spot, un trabajo de diseño, etc.

Existen muchas formas de realizar un making of, pudiendo encontrarlos más formales o incluso divertidos. Además, hay cierta flexibilidad en cuanto a duración se refiere, pudiendo encontrar ejemplos muy cortos de apenas unos minutos o casi una hora.

¿Cómo puede beneficiar llevar a cabo un making of?

Es una herramienta audiovisual superútil que puede ayudar de distintas maneras a los productores de este.

Para empezar, mostrar y compartir cómo se ha ejecutado el proyecto y cómo se han desarrollado hasta su finalización, acerca al público a dicho proyecto. Ya que puede comprobar los esfuerzos detrás de cada detalle y conocer al equipo responsable. Además, es una oportunidad interesante para añadir valor, pudiendo llegar a ser un recurso relevante que puede ser causante de una mayor repercusión. 

Incluso, si alguien ve el making of antes del propio proyecto, puede impactar en esa audiencia y provocar interés en el proyecto.

Resulta también muy útil porque también demuestra las actitudes y capacidades de los desarrolladores y trabajadores, siendo una prueba audiovisual de la calidad y dedicación de estos. Aparte de, como se mencionó anteriormente, informar al público y generar contenido de interés.

Es una forma barata y personal de compartir la evolución del proyecto hasta su finalización que puede aportar incluso a las redes. Sirviendo como herramienta publicitaria digital para una web o un perfil de una red social. Lo que puede fomentar el posicionamiento de una web y también captar la atención de distintos usuarios en redes.

Saber cómo hay que hacer un buen making of es necesario para realizar dicha propuesta audiovisual, de forma que aporte al proyecto con el que se relaciona. Es decir, que debe cumplir con una serie de objetivos para que resulte eficaz y muestre la mayor calidad posible.

Si bien anteriormente hemos escrito un artículo sobre qué es un making of, en esta ocasión facilitaremos consejos y tips sobre cómo se puede hacer un buen making of. Con la finalidad de ejecutar un recurso audiovisual esclarecedor y atractivo.

Para hacer un buen making of se deben seguir cierto orden y pautas:

Valoraciones previas

Antes de realizar un making of, se debe tener en cuenta la finalidad de este y sobre qué trata, ya que dependerá de la naturaleza del proyecto. Siendo distinto un making of que trate sobre un proyecto audiovisual, como una película o un spot, que un producto, como puede ser la elaboración de un plato, una colección de productos para el entretenimiento infantil, entre otros.

Además, se debe tener claro los objetivos de su realización. Ya que puede desarrollarse con distintas finalidades. Como por ejemplo, ser desenfadado y divertido para atraer a un público juvenil, o bien elegante, formal y minimalista para ser más directos e impactar en un público más concreto.

Documentación de procedimientos detallada

Mostrar el desarrollo a lo largo del tiempo, conociendo al equipo detrás del proyecto, sus aptitudes y actitud a lo largo del tiempo.

Esto conciencia a los espectadores sobre los esfuerzos llevados a cabo, su duración y trayectoria.

Para conseguir una fiel documentación, deben ser recogidas tanto conversaciones, como procesos de trabajo e incluso situaciones. Llegando a grabar momentos de tensión y trabajo, pero también mostrando la personalidad del equipo y su rutina.

Esto aportará información a la audiencia no solo del trabajo que supone desarrollar el proyecto que se ha llevado a cabo, sino que ayuda a conectar con los profesionales responsables. También agrega valor al proyecto y posibilita una mejor experiencia a la hora de disfrutar de tal recurso audiovisual.

Interactuar con el equipo

Es fundamental hacer al equipo parte del making of y contar con ellos para su realización. Ya que son los responsables de ejecutar acciones sobre las que pueden aportar más información.  Además de que pueden ayudar a conectar con la audiencia a través de sus opiniones y experiencias a lo largo del tiempo.

También permite atribuir identidad a los trabajadores, pudiendo ver su cara, cómo visten, cómo se expresan, qué personalidad tienen, etc.

El making of debe contar una historia

Dicho recurso no debe separarse de su objetivo principal, que es el de contar qué ha sucedido detrás de un proyecto, contando así la historia de su desarrollo y el trabajo invertido.

Es necesario además no solo que genere interés en la audiencia, sino también, mantener al público atento e interesado. Por eso mismo, debe establecerse un orden y una evolución en el transcurso del making of necesita ser adecuado y organizado.

Posproducción

Una vez grabado todo el contenido necesario, deberán hacerse una selección sobre cuáles se mostrarán y cómo hacerlo.

Lo que da lugar a una posproducción donde se edita y maqueta lo necesario para complementar de la mejor manera la información, los vídeos, la imagen e incluso la música (en caso de haberla).