¿Qué es el Advergame? Cuando se juntan videojuegos y marcas

El advergame es un método publicitario dónde el videojuego se convierte en una herramienta de promoción. De modo que el producto se desarrolla por una marca, empresa u otro tipo de entidad corporativa. Aunque también es válido si ha colaborado y no ha realizado el desarrollo completamente. En cualquiera de los casos, el objetivo es promover dicha entidad comercial, o un producto de la misma.

El advergame no es lo mismo que el marketing gaming o publicidad dentro de un videojuego, sino que el videojuego en cuestión está diseñado en torno a una marca o un producto. Por tanto, son diferentes por cómo ha sido desarrollado el videojuego y la finalidad de este. En el caso de advergame, puro marketing.

Debido a la naturaleza de esta propuesta, los advergames suelen estar orientados a un público más juvenil o infantil. Ya que son un público receptivo a la comunicación y contenido comercial y persuasivo dentro del juego. Pero también a que son más propensos a consumir este tipo de productos y sentirse atraídos por los mismos.

Algunos ejemplos famosos de advergaming son los juegos de la FIFA, Pepsiman, o la trilogía de videojuegos de Burguer King del 2006 o Netflix Infinite Runner.

Beneficios del advergame

  • Promoción: el nombre de la marca se puede expandir rápidamente. Incluso, puede generar un mayor conocimiento de la entidad corporativa, incorporando elementos característicos, visión de marca implementada en la personalidad de los personajes o escenarios. Incluso los escenarios pueden estar inspirados en un mapa real, ayudando a generar ideas de donde encontrar un local o unas oficinas.
  • Valor experiencial: consigue llevar a cabo un buen producto final, y si lo disfruta por los usuarios, estos mantendrán sus sensaciones positivas. Dándole un valor emocional a la marca especial y diferente.
  • Crecimiento de audiencia: ganar una mayor atención del público y contentarlo, permite fidelizar clientes e incluso leads. Además, actualmente, con medios como las redes sociales, conseguir seguidores y contenido digital puede potenciar la estrategia comercial del advergame.
  • Recolección de datos: comprobar resultados y recoger información sobre el impacto en el público y los resultados no son las únicas posibilidades. El advergaming puede usarse como estrategia para analizar el comportamiento de los clientes o probar métodos más arriesgados o creativos, entre otras posibilidades.
  • Promoción inteligente: el juego no debe estar cargado de intenciones comerciales, se pretende llegar al jugador, no cansarlo. También hay otros elementos que se pueden implementar, como premios, cupones y ofertas dentro del juego que sean válidas para próximas compras del jugador.
  • Viralidad: los videojuegos son productos de moda que pueden hacerse virales si se desarrolla una estrategia adecuada. Pudiendo llevar a cabo distintas opciones como promoción en redes, trailers o productos relacionados con el videojuego, como es el caso de figuritas de acción. Además de que, si los jugadores acaban teniendo una experiencia agradable con el producto, compartirán su opinión con conocidos e incluso en sus redes personales.
  • El potencial de los videojuegos como productos promocionales: si bien un advergame se suele enfocar al público más joven, cada vez son más los adultos que juegan videojuegos. Permitiendo llegar también a un público de más de 30 años, o incluso, realizando un videojuego de temáticas más profundas para estos usuarios.